El apoyo de Ciudadanos ha mantenido en el poder a muchos alcaldes populares que han perdido la mayoría absoluta, el de Badajoz es un ejemplo de ello. Por otro lado en Andalucía ha sido beneficiado el PSOE mientras que PODEMOS ha sido la llave para el cambio en muchas CCAA y municipios. La pregunta sobre sus diferencias o distancias ideológicas fuera de colores ha tapado la realidad, Ciudadanos es el seguro del sistema para sobrevivir y PODEMOS es una grave amenaza hacia el cambio. Sánchez queda en el aire el pacto PSOE-Ahora Madrid (PODEMOS) al eliminar al signatario, con lo que el nuevo equipo local puede utilizar esa excusa para retirar su apoyo a Carmena y convertir la ciudad en ingobernable o incluso en llevarla a las manos de Esperanza Aguirre. Todo esto demostrará las tesis del “Sistema” de que PODEMOS es una locura radical que amenaza las instituciones y un peligro bolivariano en potencia.

La jugada de Sánchez llama la atención no por el calado electoral, sino por lo que nos dice de su futurible gobierno. Amigo personal del rey Felipe y la reina Letizia, con un perfil moderado y al que todos apuntan como el Suárez del nuevo rey o el piloto de una nueva Transición. Si Sánchez se lanza a una transición pactada con PP y Ciudadanos y deja fuera a PODEMOS como ejemplo de radicales, será una similar a la anterior o más conservadora si cabe, ya que el perfil del nuevo Jefe del Estado se muestra mucho más conservador y todos los poderes del Sistema están comprometidos al unísono contra el cambio.

La salida de Carmona anuncia un cambio de rumbo en el PSOE, más alejado del pacto de izquierdas hacia el “pacto responsable”, más bandera, más constitucionalismo enlatado y al final, nada. El tiempo dirá.

Anuncios