El futuro del Casco Antiguo de Badajoz está en entredicho, las intervenciones urbanísticas de lujo de El Campillo, la falta de servicios, el traslado de la Policía Local a Valdepasillas, son ejemplos del abandono del barrio por el ejecutivo del PP. Lo sorprendente es que hoy el Alcalde de la ciudad, Francisco Javier Fragoso, se ha descolgado en Facebook con un comentario donde se vanagloria de futuro del Casco gracias a las inversiones que Fomento tiene previstas para la rehabilitación de una iglesia. Si el futuro del corazón de la ciudad pasa por una iglesia es que quizá ya no nos queda más que rezar y pedir algún tipo de aparición mariana que convierta Badajoz en lugar de peregrinaje, algo así como Lourdes o Fátima. En ese sentido seríamos sin duda más ibéricos que nunca porque emularíamos la tríada de la alienación repetida secularmente por la izquierda portuguesa como “as tres éfes” Fútbol, Fado y Fátima. Entendemos que Fragoso se sienta cómodo en el papel de monaguillo pero eso no le da permiso a querer meternos a todos en la sacristía. Hágase cargo señor Alcalde y tome el gobierno de la ciudad con más altura de miras y desde el foco del poder civil, que para menesteres divinos ya hay teólogos y para sufragar gastos de la iglesia hay ayudas, exenciones y beneficios de los que en España no goza ni la banca… y eso ya son palabras mayores.

Anuncios